Fête nationale française à Lima [es]

Discours de l’Ambassadeur de France au Pérou Fabrice Mauriès
Résidence de France, 14 juillet 2017
Lima- Pérou

“Honorable Presidente de la República del Perú Sr. Pedro Pablo Kuczynski,

Honorables miembros del gobierno peruano y altos funcionarios,

Honorables congresistas de la República,

Estimados invitados,

Mes chers compatriotes,

El año pasado, cuando nos preparábamos para abrir las puertas de la Residencia para celebrar el 14 de julio, la tragedia afectaba la ciudad de Niza y transformaba nuestra fiesta en un siniestro día de luto. Desde esa fecha, el terrorismo continúa azotando Francia, pero también Londres, Manchester, Berlín y otros lugares.

Estos actos, insensatos y bárbaros, representan un temible problema para los pueblos afectados. ¿Debemos reaccionar incrementando la represión y el hermetismo ? ¿O debemos arriesgarnos a pensar que triunfaremos ante la barbarie porque llegaremos a conciliar los legítimos pedidos de seguridad de nuestros pueblos con nuestra cultura democrática ?

Es la pregunta fundamental que ha sido planteada al pueblo francés la primavera pasada, al finalizar un ciclo electoral que duró varios meses. El pueblo respondió sin ninguna ambigüedad, escogiendo la apertura hacia el mundo, la construcción europea y la modernización económica y social. Los franceses no escogieron el camino del miedo ni de las pasiones tristes en las cuales algunos pensaban que Francia se complaciese, y han optado por la juventud, la reforma y la libertad.

Esta elección no era del todo evidente. Francia, que militarmente está más comprometida que nunca al exterior de sus fronteras, sabe que vivimos en un mundo sombrío y peligroso. Francia, que ha construido un modelo social ambicioso, sabe perfectamente que la globalización económica no es feliz para todos. La vía que se ha trazado es, por consiguiente, mucho más meritoria : ni alejamiento suicida, ni voluntad de demiurgo para poner fin a los tiempos antiguos ; ni una complaciente fascinación ante la suerte de los poderosos. Muy por el contrario, un esfuerzo colectivo de reforma para adaptarnos al mundo que gira, manteniendo siempre nuestros lazos sociales y políticos.

Dentro de este contexto general, Francia y Perú tienen aún mucho por hacer conjuntamente. Estos últimos años, la cooperación entre nuestros dos países se ha visto más reforzada que nunca. Comencemos por lo más importante : la urgencia climática. Nuestros dos países han estado a la altura de la labor histórica que les fue destinada, trabajando conjuntamente para llevar a cabo la negociación en París, a fines de 2015, del Acuerdo de París. Este acuerdo, nuestro bebé común, se impone desde ahora a todos, y es momento de mostrar más ambición en su realización, no en su renegociación.

Citaré, igualmente, la confianza recíproca demostrada para culminar exitosamente en todos sus componentes –militar y tecnológico– el más sofisticado proyecto satelital de América Latina, que permanecerá como uno de las más grandes realizaciones de mi misión acá en Perú.

Asimismo, mencionaré la amistad renovada que nos permite cooperar diariamente con todas nuestras herramientas –Alianza Francesa, IRD, IFEA, Servicio Cultural– para hacer de Francia uno de los primeros asociados culturales y universitarios del Perú, al servicio de la excelencia y no sólo de algunos, sino para el más vasto número posible.

Para concluir, yo quisiera destacar la implicación de nuestras empresas, que han invertido más que nunca en el Perú, y que, cuando este país atravesó una situación difícil, como fue el caso hace unos meses del Niño Costero, no dudaron en proporcionar su ayuda generosa. Estas empresas llegan acá con su excelencia tecnológica, pero también con una gran conciencia de la ética de los negocios y de su responsabilidad social.

El diálogo político al más alto nivel se presenta más necesario que nunca para dar mayor impulso. El año pasado, el Presidente de la República, François Hollande, efectuó una visita de Estado al Perú ; el Presidente Kuczynski acaba de estar en París y se ha reunido con el Presidente Macron. Este último vendrá a Lima dentro de algunas semanas para hacer una visita oficial.

Todo está dispuesto para dar un nuevo impulso a nuestro diálogo político y a la cooperación bilateral, en un contexto económico regional que no es el de los años 2000. Las empresas francesas, nuestras herramientas de cooperación, se movilizan para proporcionar sus capacidades a los sectores que son, igualmente, las prioridades gubernamentales : tratamiento de desechos, saneamiento del agua, transporte público, etc. Un ejemplo de esta movilización será dado durante el salón Expoagua, evento que tiene a Francia como país invitado de honor.

Estimados amigos,

Permítanme finalizar con una nota más suave, luego de este tono tal vez un poco grave : dentro de algunas semanas, el Comité Olímpico Internacional se reunirá en Lima para decidir si París acogerá los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024. No dudo que obtendremos la victoria : París tiene un bello proyecto, responsable ecológicamente y que alenta a soñar. Para preparar este evento, hemos querido marcar esta ceremonia con el símbolo del deporte. Los campeones figuran entre los últimos héroes de los tiempos modernos : sus cualidades –abnegación, superarse a sí mismo– nos hacen olvidar la mediocridad cotidiana. En esta oportunidad me acompaña un gran campeón del deporte rey, el fútbol, un campeón que tiene raíces latinoamericanas, que fue campeón de Francia, de Italia, de Europa y del mundo. Estimado David Trezeguet – Trezegol – qué alegría de tenerlo aquí esta noche y que haya atravesado la mitad del globo para estar juntos hoy y hacer con nosotros el signo de los Juegos Olímpicos de París 2024.

Pero David no es la única estrella en esta recepción : el más ilustre músico franco-peruano, fundador de los Traffic Sound, los Beatles peruanos, - nada de esto nos rejuvenece -, Jean-Pierre Magnet, con su grupo y su alegría de vivir, nos acompañará durante la noche. Gracias Jean-Pierre por haber tocado los himnos de nuestras dos naciones.

Antes de concluir, quisiera agradecer una vez más la presencia de todos ustedes, y muy especialmente la generosidad de los patrocinadores que nos brindaron su apoyo para realizar esta recepción ; quisiera destacar en particular el apoyo que nos brinda nuevamente la empresa Airbus, pero también el de tres grandes empresas que nos acompañan en toda la campaña que hemos empezado hace algunos meses para promover la candidatura olímpica de Paris : Suez, Vinci y Bouygues.

Por último, permítame dirigir unas breves palabras en francés a mis compatriotas que se encuentran en este momento en la residencia de Francia.

Mes Chers compatriotes,

Je voudrais vous dire la joie que j’éprouve à vous retrouver à Lima probablement pour la dernière fois dans ce jardin en ce qui me concerne. Cette soirée, je l’ai voulue à l’image de mon pays : joyeuse, conviviale mais aussi gastronomique, avec un magnifique buffet préparé par le Swisshotel, et avec la contribution de beaucoup de Français du Pérou, qui produisent ici un pain, une bière, et une charcuterie qui font honneur à notre tradition du bien-vivre et de la gastronomie.

Vous êtes la présence de la France au Pérou. C’est largement sur vous que repose l’amitié entre les deux pays, c’est vous qui la faites vivre et je souhaitais vous en exprimer ma reconnaissance.

Enfin, je voudrais conclure en adressant quelques mots à toute mon équipe au sein de l’ambassade. Certains d’entre eux nous quittent dans quelques jours après avoir fait un travail remarquable ici ; les autres vont poursuivre leur mission avec sans doute, dans quelques mois, un autre chef. Je voudrais tous les remercier et leur dire ma reconnaissance, ma gratitude de m’avoir accompagné, aidé, conseillé et bien évidemment supporté – je sais que quelquefois, ce n’est pas facile - pendant trois années bien remplies qui auront passé comme un souffle.

Vive la France,

Viva el Perú,

Viva la amistad franco-peruana.”

Dernière modification : 21/07/2017

Haut de page