La declaración conjunta con las organizaciones internacionales con motivo del Foro de París sobre la Paz

Declaración conjunta de Emmanuel Macron, Presidente de la República Francesa, António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, Roberto Azevêdo, Director General de la OMC, Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE, Jim Yong Kim, Presidente del Grupo del Banco Mundial, Christine Lagarde, Directora General del FMI, y Guy Ryder, Director General de la OIT, con motivo de su encuentro en el Foro de París sobre la Paz, el 11 de noviembre de 2018.

Palacio del Eliseo, domingo 11 de noviembre de 2018

PNG

Nos hemos reunido en París, en Francia, el 11 de noviembre de 2018, guiados por nuestros valores comunes de libertad y de respeto del Estado de derecho y de los Derechos Humanos, así como por nuestra determinación con el fin de promover los valores democráticos y un orden internacional basado en normas y reforzado por instituciones multilaterales sólidas.
Tenemos la responsabilidad común de construir un mundo más pacífico, más seguro y más próspero, reconociendo que el respeto de los Derechos Humanos, el Estado de derecho y la igualdad de oportunidades son necesarios para garantizar una paz, una seguridad y un bienestar perennes y para permitir un desarrollo sostenible que beneficie a todos, sin dejar a ninguna población desfavorecida de lado.
Compartimos una voluntad fundamental de invertir en los ciudadanos del mundo y de responder a sus necesidades y a sus expectativas, así como de afrontar los retos mundiales. Estamos decididos a trabajar juntos para construir un futuro sano, próspero, sostenible y justo para todos.
Nos congratulamos por la actual cooperación entre las Naciones Unidas, el FMI, el Grupo del Banco Mundial, la UNESCO, la OIT, la OCDE y la OMC. Algunos temas como el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, la protección del medio ambiente y de la biodiversidad, la implementación y la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el comercio y las inversiones internacionales, los Derechos Humanos y la igualdad de los sexos, la lucha contra la corrupción y contra la optimización y la evasión fiscal se encuentran interconectados y necesitan una acción coordinada. El mejor medio para alcanzar estos objetivos es actuar de manera colectiva, con la participación de todos los Estados. Los retos más urgentes en materia de paz y seguridad, es decir, el cambio climático, la proliferación nuclear, el terrorismo, las pandemias, la inseguridad alimentaria, la escasez de agua, los conflictos comerciales, tienen un alcance mundial y requieren por ello soluciones mundiales.
La comunidad internacional ha llevado a cabo avances importantes con miras a la eliminación de la pobreza. No obstante, las desigualdades se han vuelto a agravar estos últimos años y grandes disparidades persisten en cuanto al acceso a derechos y servicios básicos, como la salud y la educación. Las desigualdades perjudican la movilidad intergeneracional y minan la confianza depositada en el sistema sociopolítico, lo cual tiene consecuencias nefastas para la democracia. Reafirmamos nuestra determinación de trabajar juntos y en estrecha colaboración unos y otros, para disminuir las desigualdades, otorgando una atención especial a las necesidades de las poblaciones menos favorecidas y marginadas.
Para hacer frente a los retos mundiales, son necesarias una atención mundial, una responsabilidad colectiva y soluciones internacionales: por ello seguimos manteniendo la determinación de trabajar sin descanso con el fin de lograr una paz y un progreso sostenibles por medio de enfoques multilaterales. Hacemos hincapié en la necesidad de implementar políticas multilaterales centradas en la prevención de conflictos, así como de promover estrategias y herramientas adaptadas en la materia. Insistimos en nuestra determinación de promover, de manera coordinada, enfoques solidarios que apoyen al conjunto de nuestras diversas misiones y que tomen en cuenta todos los componentes de la paz, en particular, la prevención, la solución de conflictos, el mantenimiento de la paz, la consolidación de la paz, la ayuda humanitaria, el trabajo decente y el desarrollo.
Destacamos igualmente nuestra determinación de promover la cooperación internacional, con el fin de aprovechar de manera positiva el potencial de la transformación digital al servicio de todos los ciudadanos, atenuando los riesgos y garantizando, gracias a un sistema basado en normas, que la innovación conduce a economías más sanas, a sociedades más equitativas y a una mejor calidad de vida.
En un contexto de impugnación del multilateralismo, reafirmamos nuestro compromiso con las organizaciones internacionales existentes así como nuestra determinación de permitir a éstas que sean todavía más representativas de la comunidad internacional y de sus valores comunes. Las organizaciones internacionales siguen ofreciendo una plataforma en la cual los Estados miembros, las instituciones y las organizaciones regionales, las ciudades y la sociedad civil pueden hablar de soluciones potenciales a los problemas mundiales, que ningún Estado puede solucionar por sí solo. La colaboración en el plano multilateral no es facultativa: es la única solución posible.
Al crear un espacio de diálogo, que permite compartir las ideas y las acciones, las asociaciones de cooperación y las redes de organizaciones internacionales promueven nuestro objetivo común de lograr una seguridad sostenible y un desarrollo que beneficie a todos. Estamos convencidos de que si queremos alcanzar una paz perenne y un desarrollo sostenible, debemos implicarnos en una fuerte acción colectiva y mejorar nuestra colaboración así como nuestras asociaciones de cooperación, en particular, con el mundo empresarial, los socios sociales, las instituciones financieras, la sociedad civil y las organizaciones regionales así como subregionales.
Reconocemos de igual forma que es necesario, por lo que se refiere a las organizaciones internacionales, seguir innovando y adaptándose a los retos en constante evolución y a las nuevas interrogantes que debe afrontar la comunidad internacional. La credibilidad del sistema multilateral requiere un alto nivel de coordinación entre las organizaciones internacionales e igualmente su capacidad para reformarse y para respetar su mandato, tomando en cuenta que los Estados miembros dan el apoyo político y los recursos apropiados necesarios para su trabajo. Hacemos hincapié en nuestra determinación de fortalecer nuestra cooperación a través de intercambios regulares y periódicos, aprovechando nuestras sinergias para responder a los retos mundiales que son comunes a todos nosotros.

Dernière modification : 20/11/2018

Haut de page