Presidente Macron: "Una Europa soberana, unida, democrática" [fr]

Iniciativa del Presidente de la República Emmanuel Macron para Europa – Una Europa soberana, unida, democrática (Discurso del 26/09/2017)

Debemos hacer frente a grandes retos de nuestro tiempo: la defensa y la seguridad, las grandes migraciones, el desarrollo, el cambio climático, la revolución digital, la regulación de una economía mundializada. ¿Han encontrado los países europeos medios para defender sus intereses y sus valores, para afianzar y adaptar su modelo democrático y social, único en el mundo? ¿Pueden hacer frente en solitario a cada uno de estos retos?
No podemos permitirnos mantener las mismas políticas, los mismos hábitos, los mismos procedimientos, el mismo presupuesto. Tampoco podemos optar por un camino de repliegue nacional.

Un solo camino nos garantiza el futuro: la refundación de una Europa soberana, unida y democrática.

Una Europa soberana

Las seis claves de la soberanía europea

1. Una Europa que garantice la seguridad en todas sus dimensiones

En materia de defensa, Europa debe dotarse de una fuerza común de intervención, un presupuesto de defensa común y una doctrina de actuación común. Es importante fomentar la creación urgente del Fondo Europeo de Defensa y favorecer una cooperación estructurada permanente, que se completarán con una iniciativa europea de intervención que permita integrar mejor nuestras fuerzas armadas en todas las etapas.

En la lucha contra el terrorismo, Europa debe armonizar sus capacidades de información, creando una Academia Europea de la Información.

Debemos garantizar juntos la seguridad en todas sus dimensiones: hay que dotar a Europa de una fuerza común de protección civil.

2. Una Europa que responda al reto migratorio

Debemos crear un espacio común de fronteras, asilo y migraciones para controlar con eficacia nuestras fronteras, recibir dignamente a los refugiados, integrarlos realmente y devolver con rapidez los que no puedan beneficiarse del derecho de asilo.

Debemos crear una Oficina Europea de Asilo que acelere y armonice nuestros procedimientos; interconectar ficheros y documentos de identidad biométricos y seguros; implantar progresivamente una policía de fronteras europea que garantice una gestión rigurosa de las fronteras y la devolución de los que no se puedan quedar; financiar un programa europeo de formación e integración de amplio alcance para los refugiados.

3. Una Europa que mire hacia África y el Mediterráneo

Europa debe tener una política exterior centrada en algunas prioridades: en primer lugar, el Mediterráneo y África.

Debe desarrollar una nueva cooperación con África basada en la educación, la salud, la transición energética.


4. Una Europa modelo de desarrollo sostenible

Europa debe ser jefe de fila de una transición ecológica eficaz y equitativa.

Debe favorecer la inversión en esta transición (transporte, vivienda, industria, agricultura…) dando un precio justo al carbono: mediante un precio mínimo significativo en el interior de sus fronteras; mediante un impuesto al carbono europeo en las fronteras para garantizar la equidad entre los productores europeos y la competencia.

Europa debe implantar un programa industrial de apoyo a los vehículos limpios y a las infraestructuras necesarias (estaciones de carga…).

Debe garantizar su soberanía alimentaria, reformando la política agrícola común e implantando una fuerza común de control que garantice la seguridad alimentaria de los europeos.


5. Una Europa de la innovación y la regulación adaptadas al mundo digital

Europa debe liderar, y no sufrir, esta transformación, promoviendo en la mundialización su modelo que combinará innovación y regulación.

Debe dotarse de una Agencia de la Innovación rupturista, para financiar en común campos de investigación nuevos, como la inteligencia artificial, o sin explorar.

Debe garantizar la equidad y la confianza en la transformación digital, reestructurando sus sistemas fiscales (gravamen de las empresas digitales) y regulando las grandes plataformas.

6. Una Europa potente desde el punto de vista económico y monetario

Tenemos que convertir la zona euro en el corazón de la potencia económica de Europa en el mundo.

Como complemento de las reformas nacionales, debe dotarse de instrumentos que la conviertan en una zona de crecimiento y de estabilidad, en particular un presupuesto que permita financiar inversiones comunes y garantizar la estabilización frente a los choques económicos.

Una Europa unida


1. Una solidaridad concreta gracias a la convergencia social y fiscal

Debemos fomentar la convergencia en el seno de toda la Unión, fijando unos criterios que armonicen progresivamente nuestros modelos sociales y fiscales. El respeto de estos criterios debe condicionar el acceso a los fondos de solidaridad europeos.

En el plano fiscal, conviene definir una horquilla de tipos para el impuesto de sociedades; en el plano social, debemos garantizar a todos un salario mínimo, adaptado a la realidad económica de cada país y regular la competencia basada en los niveles de cotizaciones sociales.

2. La cultura y el saber como cemento

Crear un sentimiento de pertenencia es el cemento más sólido de Europa.

Debemos reforzar el intercambio para que cada joven europeo haya pasado al menos 6 meses en otro país europeo (el 50 % de cada generación en 2024) y cada estudiante hable dos idiomas europeos de aquí a 2024.

Debemos crear Universidades europeas, redes de universidades que permitan estudiar en el extranjero y asistir a clase en al menos dos idiomas. En la enseñanza secundaria, debemos implantar un proceso de armonización o de reconocimiento mutuo de los diplomas de enseñanza secundaria (como hemos hecho con la enseñanza superior).

Una Europa democrática

La refundación europea no se construirá al margen de los pueblos, sino asociándolos desde el principio a esta hoja de ruta.
1. La necesidad del debate: las convenciones democráticas

En 2018 y durante 6 meses, se organizarán debates nacionales y locales sobre la base de problemas comunes en todos los países de la UE que lo deseen.

2. Refuerzo del Parlamento Europeo: las listas transnacionales

A partir de 2019, utilizando las plazas vacantes de los diputados británicos, debemos crear listas transnacionales que permitan a los europeos votar por un proyecto coherente y común.

¿Qué Europa para 2024?

1. La Unión Europea, nuestro marco común

La UE define nuestra base común, basada en (i) unos valores democráticos comunes, no negociables; (ii) un mercado único más sencillo y más protector, asociado a una política comercial refundada (en 3 direcciones: la transparencia en las negociaciones y la aplicación de los acuerdos comerciales; la exigencia social y medioambiental; la reciprocidad, con un fiscal mercantil europeo que se encargue de verificar el respeto de las reglas por parte de nuestros competidores y sancionar de forma inmediata las prácticas desleales).

Si permite diferenciaciones ambiciosas, esta Unión podrá ampliarse progresivamente a los países de los Balcanes occidentales.

Para ello, deberá reformar sus instituciones, con una Comisión más restringida (15 miembros).

2. La diferenciación en función de la ambición

En el seno de esta Unión, los que quieran llegar más lejos, más deprisa, deben poder hacerlo sin impedimentos. La cooperación siempre estará abierta a todos, basándose en el único criterio de la ambición compartida, sin formatos predefinidos.

3. El impulso francoalemán

Frente a estos retos, el impulso francoalemán será decisivo. «¿Por qué no darse el objetivo, de aquí a 2024, de integrar totalmente nuestros mercados, aplicando las mismas reglas a nuestras empresas, del derecho mercantil al derecho concursal?»

Este espíritu pionero y concreto es el del Tratado del Elíseo. Francia propone revisarlo para plasmar una nueva ambición común.

4. El grupo de la refundación europea

Todos los Estados que se sumen a esta voluntad podrán lanzar en las próximas semanas un «grupo para la refundación europea».

Este grupo incluirá a los representantes de cada Estado miembro que lo desee y asociará a las instituciones europeas.

De aquí al verano de 2018, trabajará para precisar y proponer las medidas que sirvan para implantar esta ambición alimentándose de los debates de las convenciones democráticas. Tema a tema, se examinarán las herramientas necesarias para la refundación (cooperación reforzada, cambio de Tratado a largo plazo…)

Dernière modification : 05/10/2017

Haut de page